22 de febrero: Día de la Igualdad Salarial

En el día Europeo por la Igualdad Salarial, desde la Secretaría para la Igualdad de FeSMC-UGT presentamos nuestro informe “Brecha de género en el empleo y condiciones laborales en los sectores de servicios, movilidad y consumo”.

En el día Europeo por la Igualdad Salarial, desde la Secretaría para la Igualdad de FeSMC-UGT presentamos nuestro informe “Brecha de género en el empleo y condiciones laborales en los sectores de Servicios, Movilidad y Consumo”

La equiparación de las retribuciones es estratégica para la consecución de los objetivos de igualdad efectiva entre mujeres y hombres.

Los últimos datos disponibles de la Encuesta de Población Activa, del cuarto trimestre de 2018, arrojan una realidad que, no por perdurar en el tiempo, siga siendo menos injusta: la brecha salarial entre hombres y mujeres sigue rebasando el 20% de diferenciación entre los salarios de unas y otros, y parece que esta diferenciación se quiere instalar de manera endémica en nuestro sistema laboral.

En concreto en nuestros sectores, a las diferencias en la retribución y mayor concentración de las mujeres en los salarios más bajos, se une que las trabajadoras sufren más paro, más temporalidad, tiempo parcial y más inestabilidad laboral, lo que tiene una incidencia directa en el mayor empobrecimiento de las mujeres y consecuente mayor riesgo de exclusión social en el presente y también en el futuro, por tener peores prestaciones y menos pensión.

En siete de los subsectores de actividad que corresponden a los sectores federales, la brecha salarial es superior a la media española. En concreto, las actividades de administrativas y servicios auxiliares aumenta hasta el 31,61% (con una diferenciación de 6.440,08 €). Las actividades inmobiliarias, profesionales, de información,  y las recreativas también, junto con el comercio, tienen una brecha mayor que la media del país, aunque este último sector mejora respecto a años pasados en tres puntos. La buena noticia es que en el sector de los trabajadores y trabajadoras de los servicios de protección y seguridad la brecha se reduce en diez puntos.

La jornada es otro de los temas que diferencian a hombres y a mujeres. La jornada a tiempo parcial, aunque se reduce, sigue siendo muy elevada. El 73,70% de los trabajos desempeñados a tiempo parcial en nuestro país están realizados por mujeres. Esta modalidad de contratación, se utiliza como una forma de contratación mayoritariamente femenina, pero alrededor del 63% de las personas declaran tener este contrato por no haber podido encontrar uno a jornada completa, con lo que se descarta el mito de que los trabajadores y trabajadoras, y principalmente las mujeres como mayoritarias,  quieren trabajar a tiempo parcial.

Esta realidad que arrojan los datos de fuentes estadísticas oficiales, se puede evidenciar en los diagnósticos realizados en el marco de la negociación de los planes de igualdad entre mujeres y hombres, ya que deben proporcionar información pegada a la realidad de la empresa. Si bien todavía queda camino por recorrer, estas son herramientas estratégicas de negociación colectiva para, primero y muy importante, identificar, visibilizar y determinar la dimensión las desigualdades de género existentes en la empresa y, segundo, establecer las medidas oportunas para su corrección.

Desde la Secretaría para la Igualdad de FeSMC-UGT seguiremos trabajando en los avances por la igualdad en las empresas y por la eliminación de la lacra que supone la brecha salarial entre mujeres y hombres.