Más diálogo social para mejorar el empleo joven

El Portavoz de RUGE – Revolución Ugetista, Eduardo Magaldi, interviene en el Foro Mundial por el Empleo Joven de la OIT en Nigeria

El Portavoz de RUGE – Revolución Ugetista, Eduardo Magaldi, ha reclamado “más diálogo social para desarrollar la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven y mejorar la empleabilidad de las personas jóvenes en nuestro país”.

Eduardo Magaldi ha realizado estas declaraciones durante su intervención en el Foro Mundial por el Empleo Joven, organizado por la OIT en Nigeria desde el 1 al 3 de agosto, donde interviene también en representación del Comité Joven de la Confederación Sindical Internacional (CSI) y donde ha recordado que el Gobierno del PP aprobó esta estrategia en el año 2012, en respuesta a la llamada de acción de la OIT ese mismo año para mejorar el trabajo de las personas jóvenes, pero “adolecía de diálogo social, contenía medidas insuficientes o enfocadas más hacia las empresas, y parece que se desarrolló sin un verdadero convencimiento de atajar el problema, solo debido a una exigencia internacional”.

En este sentido, ha señalado que las medidas que contenía la estrategia se podían dividir en tres grandes bloques: “políticas activas de empleo, donde hubo incentivos fiscales para la contratación de personas jóvenes, pero se hacían contratos que no tenían las mínimas garantías ni derechos y lo único que consiguió fue financiar la contratación temporal y la rotación laboral en las empresas”.

Otro bloque es el emprendimiento, “pero no se hizo buena política de emprendimiento. Se llamó a emprender bajo una cultura de solucionar el futuro, pero cuando los jóvenes accedían a las ayudas, no se realizaba un estudio de viabilidad de la empresa, lo que ocasionó que muchas empresas tuvieran que cerrar antes de los dos años de vida”, ha señalado.

Y la última pata era la formación. En esta materia, Eduardo Magaldi ha afirmado que “hemos puesto de manifiesto que, si no se analizan bien los perfiles, si no se realiza un acompañamiento y orientación de las competencias de los jóvenes para mejorar su empleabilidad, el resultado de la formación que se le da es inútil, como ha sido el caso en nuestro país”.

Por ello, ha reclamado “más diálogo social para armar una estrategia de emprendimiento y empleo joven de garantías. El Gobierno del PP no puso el menor interés en que saliera adelante este programa y después de 7 años los niveles de desempleo no solo no han mejorado, sino que se vieron agravados por una expulsión de la emigración obligada y por el aumento de personas inactivas. Además, fomentó el empleo precario y los salarios bajos, aumentando más aún la brecha general y la discriminación por edad que sufrimos las personas jóvenes en España”.

Plan de acción: digitalización y cambio climático

El Portavoz de RUGE – Revolución Ugetista ha puesto en valor dos de los ejes sobre los que debería girar la llamada a la acción que se aprobó en la OIT en el año 2012: “la digitalización y el cambio climático”.

Para Eduardo Magaldi, “uno de los objetivos para nuestro país es el pleno empleo. La automatización y la robótica puede traer millones de trabajos, pero se debe hacer con garantías para las personas”.

En este sentido, “creemos que es hora de poner la automatización al servicio de las personas, no solo de los mercados. No solo se tienen que lucrar las grandes potencias mundiales de esta evolución del ser humano, sino que hay que ponerla al servicio de las personas”.

Además, ha recordado que “toda la riqueza que se genera en esta digitalización se tiene que repartir entre todas las personas, algo que en la actualidad no se está haciendo”. Por ello, en el Foro Mundial por el Empleo Joven ha presentado la plataforma “Tu Respuesta Sindical”, creada por UGT como soporte laboral para las personas trabajadoras que desarrollan sus empleos en las plataformas digitales.

El segundo gran eje sobre el que tiene que pivotar esta acción es el cambio climático. Para Eduardo Magaldi, este cambio climático “es consecuencia del ser humano, del sistema productivo y económico actual. Dicen que en 11 años entraremos en un punto de no retorno si no se revierte esta situación. Nos estamos cargando el planeta por este sistema de crecimiento desmedido y porque siempre la vara de medir sea el beneficio económico de las grandes empresas. Tenemos que empezar a replantearnos si este es el sistema que queremos y luchar por cambiarlo”.

Retos para mejorar el empleo joven

Por último, ha expuesto las barreras que, desde RUGE, existen a la hora de poder mejorar la empleabilidad de las personas jóvenes, “como la mediocridad política que sufrimos a nivel global. Se aplican medidas cortoplacistas para mejorar los datos rápidamente, pero sin mejorar el fondo de la cuestión, lo que trae un deterioro de los servicios y la sociedad”.

Otras barreras son “la devaluación del diálogo social. Se cuenta más con los mercados y menos con los interlocutores sociales para decidir cómo debe funcionar una sociedad; la falta de prioridad para la política del empleo joven. Se habla de pasada, no se entra en el fondo. No se hace de este problema la bandera para atajarlo; la falta de formación de las personas jóvenes, con una fuerte desconexión entre el sistema educativo y el productivo; y el abuso de las empresas con las prácticas del colectivo joven, que al final no cumplen su finalidad educativa y laboral y solo sirven para aumentar el lucro de las empresas”.

Otra barrera es la formación de las personas jóvenes. Existe una desconexión entre el sistema educativo y los nuevos modelos laborales. También falta formación en más áreas, no tan específica y técnica en una sola área, para que sean más productivos o tengan más habilidades a la hora de encontrar un empleo.

Otra barrera es la de las prácticas. Se debe atajar el abuso de las empresas hacia los jóvenes que buscan empezar en el mercado laboral al terminar sus estudios. Hay que destinar estas prácticas para lo que de verdad sirven y no para aumentar el lucro de las empresas.